República Bolivariana de Venezuela
En su nombre
Juzgado de Primera Instancia del Tránsito y Agrario de la Circunscripción Judicial del Estado Barinas.

Exp. Nº 4.921

IDENTIFICACIÓN DE LAS PARTES
PARTE ACTORA:

GAUDYS MARIA DOMÍNGUEZ PARRA y ÁNGEL MÁRQUEZ DOMÍNGUEZ venezolanos, mayores de edad, titulares de las Cédulas de Identidad Nros. V- 8.846.714 y V-13.548.850, Abogados en ejercicio, inscritos en el Inpreabogado bajo el N° 48.756 y N° 101.492, actuando en su propio nombre la primera y ambos en representación de la sucesión de ÁNGEL RAFAEL DOMÍNGUEZ ORTIZ.


PARTE DEMANDADA:

WILLIAM JOSE MÉNDEZ VENERO venezolano, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad N°. V- 10.326.812.

APODERADOS JUDICIALES DE LA PARTE DEMANDADA:

Procurador Agrario del Estado Barinas, Abogado JOSE JOAQUÍN TORO.


MOTIVO: INTERDICTO RESTITUTORIO

En punto previo

En virtud a lo analizado en la presente causa y por razones que en esta oportunidad se señalan como texto integro de la sentencia, se decide en previo la siguiente consideración:

El Procurador Agrario del Estado Barinas, Abogado JOSE JOAQUÍN TORO, en representación judicial de la parte demandada en la oportunidad de dar contestación a la demanda opuso la falta de cualidad o interés del accionado para sostener el presente juicio, por supuesto y en aplicación del Principio Iuris Nuvis Curia, es con fundamento en lo dispuesto en el artículo 361 del Código de Procedimiento Civil, concatenado con el artículo 16 ejusdem, exponiendo que no es poseedor u ocupante del predio el corozo y que solo labora allí.

Lo que hace considerar a este Tribunal:

Que en el primer aparte del artículo 361 del Código de Procedimiento Civil, se señala:

“Junto con las defensas invocadas por el demandado en la contestación podrá éste hacer valer la falta de cualidad o la falta de interés en el actor o en el demandado para intentar y sostener el juicio... (Omissis)”.
La falta de cualidad o de interés en el actor o en el demandado para intentar o para sostener el juicio respectivamente, constituye una defensa perentoria que debe ser opuesta por el demandado en el acto de la contestación de la demanda, para que pueda el Juez decidirla en la sentencia definitiva”.

La doctrina moderna del proceso ha tomado del derecho común la expresión legitimación a la causa para designar este sentido procesal de falta de la noción de cualidad, y según ella se refiere al actor o al demandado y es la llamada legitimación a la causa activa o pasiva, es decir que es la cualidad necesaria de las partes.

La cualidad desde el punto de vista procesal, expresa una relación de identidad lógica entre la persona del actor y aquella a quien la Ley le concede la acción (cualidad activa), y entre la persona del demandado y aquella contra quien la acción es concedida (cualidad pasiva).

En esta materia, la extinta Corte Suprema de Justicia en sentencia de fecha 09 de septiembre de 1989, sostuvo que:

“… (Omissis) según el nuevo sistema acogido ahora por el artículo 361 del Código de Procedimiento Civil, cuando la falta de cualidad o interés en el actor o en el demandado para intentar o sostener el juicio se hace valer al contestar de fondo la materia, la vieja excepción cambia de naturaleza jurídica y de inadmisibilidad que era, se transforma en perentoria con la finalidad que se declare infundada la demanda. Por consiguiente, la cualidad o interés en el actor para intentar el juicio y en el demandado para sostenerlo, se presenta al examen como una cuestión prejudicial en los procesos lógicos del sentenciador y si tal defensa perentoria prospera, tendrá como efecto inmediato desechar la demanda pero por infundada”.

En el presente caso, se observo que el ciudadano WILLIAM JOSE MÉNDEZ VENERO, representado por el Procurador Agrario del Estado Barinas, Abogado JOSE JOAQUÍN TORO, expresó en su contestación.

…NO TENGO PROPIEDAD NI POSESIÓN DE TIERRA ALGUNA Y MAL… Y QUE EL LUGAR DONDE HABITA ES DE SU PADRE… TAL COMO SE EVIDENCIA EN EL TITULO ONEROSO DE ANTONIO MARIA MÉNDEZ COLINA, cuya copia simple inserta a los folios 101 al 105, y se aprecio en todo su valor para comprobar su contenido como documento público, de acuerdo con lo preceptuado en los artículos 429 del Código de Procedimiento Civil y 1357 del Código Civil.

Por otra parte

Al respecto, de la falta de cualidad, conocida también en la doctrina como legitimatio ad causam, es una excepción procesal perentoria; y la Sala Político Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia, en Sentencia de fecha 23-09-2003, con ponencia del Magistrado: HADEL MOSTAFA PAOLINI, señaló:

“La cualidad o legitimatio ad causam es condición especial para el ejercicio del derecho de acción y se puede entender siguiendo las enseñanzas del Dr. LUÍS LORETO, como aquélla….” Relación de identidad lógica entre la persona del actor, concretamente considerada, y la persona abstracta a quien la Ley le concede la acción o la persona contra quien se concede y contra quien se ejercita en tal manera…..(contribución al estudio de la excepción de inadmisibilidad por falta de cualidad”. Fundación Robert Goldschmidt. Editorial Jurídica Venezolano, Caracas 1987, pág. 183.).”


Por ello, es que el proceso judicial está regido por el principio de la bilateralidad de las partes, esto es, un demandante y un demandado, quienes para actuar efectivamente en el proceso deben estar revestidos de cualidad o legitimation ad causam, cuya noción apunta a la instauración del proceso entre quienes se encuentran frente a la relación material e interés jurídico como contradictores, alude a quienes tienen derecho por determinación de la ley para que en su condición de demandante y demandado resuelvan sus pretensiones ante el órgano jurisdiccional, y ello constituye entonces la cualidad, uno de los presupuestos de la pretensión, entendidos éstos como los requisitos para que el sentenciador pueda resolver si el demandante tiene el derecho a lo pretendido y si el demandado puede ser condenado a cumplir la obligación que se le trata de imputar, y así lo señalo Devis Echandía:

“Como se ve, la legitimación es, en realidad, un presupuesto de la pretensión contenida en la demanda, entendiendo el concepto en su verdadero sentido; es decir, que sea procedente la sentencia de fondo. Forma parte de la fundamentación de la demanda en sentido general, pero si falta es más apropiado decir que ésta es improcedente, porque así se da mejor idea de la situación jurídica que se presenta; no procede entonces resolver sobre la existencia del derecho o relación jurídica material, y el juez debe limitarse a declarar que está inhibido para hacerlo. Y se debe hablar de demanda infundada, cuando no se prueba el derecho material alegado o cuando aparezca una excepción perentoria que lo desvirtúe o extinga.” (Ver Hernando Devis Echandía. Tratado de Derecho Procesal Civil. Tomo I. Editorial Temis. Bogota. 1.961. Pág. 539)


Estos es la legitimación ad causan la cual, es uno de los elementos que integran los presupuestos de la pretensión, y así ya la Sala Constitucional de nuestro máximo Tribunal lo ha sostenido:

“la legitimación ad causan es uno de los elementos que integran los presupuestos de la pretensión, entendidos éstos como los requisitos para que el sentenciador pueda resolver si el demandante tiene derecho a lo pretendido y el demandado la obligación que se le trata de imputar.”

En el caso que nos ocupa, observa este juzgador, que el presente juicio se trata de una acción reivindicatoria donde se alega la falta de cualidad del demandado WILLIAM JOSE MÉNDEZ VENERO, representado por el Procurador Agrario del Estado Barinas, para sostener el mismo y sobre el inmueble objeto de la reivindicación.

Por ello se hace necesario asimismo considerar, que para que prospere la acción reivindicatoria, es necesario que exista “falta de derecho del demandado de poseer la cosa”, esto es, que quien se señale como demandado no tenga derecho a poseer la cosa objeto de reivindicación y al no tener la cualidad de propietario u ocupante por ser propiedad de su padre, ese derecho existe pero en otra persona que no es el accionado en la presente causa.

Por lo que al desprenderse de las actas procesales que los accionantes afirman que el inmueble objeto de la acción es ocupado sin derecho alguno por este demandado, es de ahí de donde debería devenir su cualidad para sostener el presente juicio, por lo que se hace necesario declarar que éste no tiene cualidad para ser demandado y en consecuencia, se declara procedente la falta de cualidad alegada por él, y así se deja establecido.

Por virtud, del análisis y el carácter de la decisión no se hará pronunciamiento alguno sobre las restantes pruebas, alegatos de imputación o defensa. Así se decide.

PARTE DISPOSITIVA

En consideración de los razonamientos precedentemente expuestos, este JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA DEL TRANSITO Y AGRARIO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO BARINAS, administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela, y por autoridad de la Ley, dicta sentencia en los siguientes términos:

PRIMERO: Se declara Con Lugar la defensa de Falta de Cualidad interpuesta por el ciudadano WILLIAM JOSE MÉNDEZ VENERO venezolano, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad N°. V- 10.326.812, representado judicialmente por el Procurador Agrario del Estado Barinas, Abogado JOSE JOAQUÍN TORO, como defensa perentoria en la acción interpuesta por los ciudadanos GAUDYS MARIA DOMÍNGUEZ PARRA y ÁNGEL MÁRQUEZ DOMÍNGUEZ venezolanos, mayores de edad, titulares de las Cédulas de Identidad Nros. V- 8.846.714 y V-13.548.850, Abogados en ejercicio, inscritos en el Inpreabogado bajo el N° 48.756 y N° 101.492, actuando en su propio nombre la primera y ambos en representación de la sucesión de ÁNGEL RAFAEL DOMÍNGUEZ ORTIZ.

SEGUNDO: Como consecuencia de la anterior declaratoria se declara sin lugar la acción Reivindicatoria, propuesta por los ciudadanos GAUDYS MARIA DOMÍNGUEZ PARRA y ÁNGEL MÁRQUEZ DOMÍNGUEZ, anteriormente identificados Abogados en ejercicio, inscritos en el Inpreabogado bajo el N° 48.756 y N° 101.492, actuando en su propio nombre la primera y ambos en representación de la sucesión de ÁNGEL RAFAEL DOMÍNGUEZ ORTIZ., contra el ciudadano WILLIAM JOSE MÉNDEZ VENERO venezolano, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad N°. V- 10.326.812.

TERCERO: SE CONDENA EN COSTAS a la parte demandante por haber resultado totalmente vencida, de conformidad con el artículo 274 del Código de Procedimiento Civil.

CUARTO: Por cuanto la presente sentencia se dictó dentro del lapso legal para ello, no se ordena la notificación de las partes.

PUBLÍQUESE y REGÍSTRESE
Dado, firmado y sellado en la sala del Juzgado de Primera Instancia del Tránsito y Agrario de la Circunscripción Judicial del Estado Barinas, a los veintisiete (27) días del mes de julio de dos mil Siete. Años 197° de la Independencia y 148° de la Federación.


Abg. JOSE GREGORIO ANDRADE
JUEZ TEMPORAL
JENNIE W. SALVADOR P.
SECRETARIA.