REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
JUZGADO SEGUNDO DEL MUNICIPIO BARINAS DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO BARINAS
Barinas, 03 de Mayo de 2007
197° y 148°

EXPEDIENTE: N° 2060
PARTE DEMANDANTE:
Ciudadano JOSE AMANDO AVENDAÑO
ABOGADO ASISTENTE DE LA PARTE DEMANDANTE:
ROMBET E. CAMPEROS R., inscrito en el Inpreabogado bajo el N° 39.634
PARTE DEMANDADA:
Ciudadano ELIS MANUEL CARMONA SOTO.
MOTIVO:
DESALOJO
SENTENCIA:
Interlocutoria con fuerza de definitiva.
Por recibida la anterior demanda de Desalojo y anexo, procedentes de la distribución realizada en el Juzgado Primero del Municipio Barinas de esta Circunscripción Judicial, presentada por el ciudadano JOSE AMANDO AVENDAÑO, venezolano, mayor de edad, de este domicilio y titular de la cédula de identidad N° V-10.716.848, asistido por el profesional del derecho ROMBET E. CAMPEROS R., inscrito en el Inpreabogado bajo el N° 39.634, mediante la cual demanda al ciudadano ELIS MANUEL CARMONA SOTO, venezolano, mayor de edad, de este domicilio y títular de la cédula de identidad N° V-9.992.450, por falta de pago de mensualidades, el Tribunal ordena darle entrada, hacerse las anotaciones en los libros respectivos, y a los fines de pronunciarse sobre la admisión de la demanda observa:
Establece el artículo 341 del Código de Procedimiento Civil lo siguiente:
”Presentada la demanda, el Tribunal la admitirá si no es contraria al orden público, a las buenas costumbres o a alguna disposición expresa de la ley. En caso contrario, negará su admisión expresando los motivos de la negativa….”

Ahora bien, de una minuciosa revisión realizada al escrito libelar y a los recaudos se desprende que, la parte actora en su carácter de arrendador del inmueble ubicado en la Urbanización Llano Alto, Sector D, Manzana 5, Casa N° 0, del Municipio y Estado Barinas, la cual dio en arrendamiento bajo contrato escrito privado a tiempo determinado al ciudadano ELIS MANUEL CARMONA SOTO, a quien intenta acción por Desalojo, de conformidad con lo establecido en el ordinal “A” del artículo 34 del Decreto con Rango y Fuerza de Ley de Arrendamientos Inmobiliarios, alegando y aduciendo lo que parcialmente se trascribe a continuación:
“…el documento de arrendamiento anexo a esta demanda se estableció en dicho contrato que el tiempo de duración seria el de tres (03) meses, contado a partir del día 02 de Junio del año 2005 hasta el 02 de Septiembre del año 2005, vencido dicho contrato, se prorrogó y que por la continuidad de varios contratos se convirtió a tiempo indeterminado y por disposición legal del artículo 38 Ordinal “A” del Decreto con Rango y Fuerza de la Ley de Arrendamientos Inmobiliarios, surgió para el ciudadano ELIS MANUEL CARMONA SOTO, suficientemente identificado, la posibilidad de hacer uso de la prorroga legal en cuestión, no obstante dicho arrendatario al vencimiento del término contractual se encontraba incurso en el cumplimiento de sus obligaciones contractuales como es la falta de pago de las mensualidades, no pudiendo tener derecho a gozar del beneficio de la prorroga legal como lo establece el artículo 40 de la Ley en comento… El pago según consta de la misma cláusula signada “SEGUNDA” debe efectuarse puntualmente en los días Primeros Cinco días de cada vencimiento de la mensualidad, pero es el caso que el mencionado arrendatario Ciudadano ELIS MANUEL CARMONA SOTO, desde hace tiempo atrás no ha cumplido con la obligación contractual de cancelar dicho canon, específicamente los correspondientes a los meses siguiente: Agosto, Septiembre, Octubre, Noviembre, Diciembre del año 2006 y Enero, Febrero, Marzo y Abril del año 2007… Fundamento la presente acción en las disposiciones legales contenidas en los artículos siguientes: 1.159, 1.160, 1.167, 1.270, 1.579, 1.592, 1.616 del Código Civil vigente. Y el ordinal “A” del artículo 34 del Decreto con Rango y Fuerza de Ley de Arrendamiento Inmobiliario… Ello, me legitimita para pedir el Desalojo por falta de pago y a exigir el pago de dichos cánones insolutos e indemnización de los daños y perjuicios que se me han ocasionado… Por todas las razones anteriormente expuestas DEMANDO a el ciudadano ELIS MANUEL CARMONA SOTO, suficientemente identificado por falta de pago de Nueve meses de canon de arrendamiento hasta la fecha. Y que como consecuencia natural y lógica de ello entregue el inmueble desocupado de personas y objetos… los cuales hacienden a la cantidad de Un Millón Ochocientos mil bolívares (Bs.1.800.000,oo) y además, una indemnización sustitutiva por todo el tiempo que transcurra desde la fecha de la expiración natural del contrato a tiempo determinado hasta la total terminación del presente juicio…”

De acuerdo a lo que se desprende del libelo, el demandante afirma que el contrato de arrendamiento fue convenido por un tiempo de duración de “…Tres (03) meses..” y que el mismo “…se convirtió a tiempo indeterminado…”Ahora bien, la cláusula “TERCERA” del contrato de arrendamiento que riela al folio 4 del expediente, expresamente establece lo siguiente: “…El lapso de duración del presente contrato será de tres (3) meses fijos, contados a partir del veinte (20) de junio de 2005, pudiendo ser prorrogado por el mismo lapso, a menos que una de las parte manifieste por escrito, con treinta (30) días de anticipación, no prorrogarlo o darlo por terminado…” De la redacción de la cláusula se infiere que efectivamente las partes convinieron expresamente la prorroga del contrato, contrario a lo que manifiesta el demandante en su libelo, ya que para que no se produzca la misma, es decir, la prorroga, deberá cualquiera de las dos partes contratantes manifestar a la otra su “voluntad de no prorrogar” como quedó establecido, por lo tanto la no manifestación de voluntad lo que implica es la continuidad de la relación contractual bajo las mismas condiciones de modo y tiempo establecidas en el contrato y no lo contrario, por lo tanto el contrato continúa siendo, en cuanto al tiempo, un contrato a tiempo determinado, es decir, tres (3) meses, al final del cual las partes pueden voluntariamente continuar la relación o ponerle fin, esto previa manifestación de voluntad con un tiempo de anticipación de 30 días, que es lo que se denomina en doctrina “desahucio”. Igualmente, no consta a los autos que se haya consignado escrito alguno, en el cual se evidencie la voluntad de alguna de las partes prorrogar o no dicho contrato.
El artículo 34 de la Ley de Arrendamientos Inmobiliarios dispone que:
“…Solo podrá demandarse el desalojo de un inmueble arrendado bajo contrato de arrendamiento verbal o por escrito a tiempo indeterminado,…”.
En este orden de ideas, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia en sentencia de fecha 24 de abril de 2002, estableció lo que parcialmente se transcribe a continuación:
“…esta sala observa que la actividad probatoria de la parte demandada estuvo enfocada a demostrar que el contrato de arrendamiento que lo relacionaba con el demandante no era a tiempo determinado, sino a tiempo indeterminado, distinción importante para definir cual era la acción procedente a incoar por parte del arrendador. En efecto, consta en el expediente que el demandante pretendía, entre otras cosas que el demandado conviniera “…en que el contrato de arrendamiento por la Planta Baja de la Quinta…, quedó extinguido por vencimiento del término” es decir el demandante entendía que el contrato era a tiempo determinado. Por su parte, el demandado en la oportunidad de promover pruebas, señaló: “Igualmente reproduzco y hago valer, la Notificación efectuada por el ciudadano…, donde se evidencia de que el contrato objeto de la parte demanda, se convirtió en un contrato de tiempo indeterminado, debido a que se le permitió a (su) representado seguir ocupando el inmueble después del vencimiento del contrato…” En criterio de la Sala, la sentencia que fue impugnada no debió desestimar el escrito de pruebas de la demandada con fundamento en que no se demostró la contrariedad a derecho de la demanda, sino que se opusieron excepciones y defensas, cuando lo ajustado a derecho era declarar que la acción que incoó por el demandante si era contraria a derecho, por cuanto la misma no encuentra ningún apoyo en el ordenamiento jurídico, toda vez que no existe la demanda de cumplimiento de contrato de arrendamiento, cuando el mismo es a tiempo indeterminado. En efecto, la acción escogida por el demandante no resultaba idónea para su pretensión, en razón de la naturaleza jurídica del contrato, pues al ser éste a tiempo indeterminado lo procedente era intentar una acción de desalojo y no una acción de cumplimiento de contrato”… “En el caso de autos, se encuentra que el Juzgado”… “el cual actuó como Tribunal de Alzada, si se hubiera percatado del error jurídico en la calificación de la demanda, debió declarar inadmisible la misma.…”
En base a las normas antes transcritas y al criterio establecido por el Tribunal Supremo de Justicia, esta Juzgadora considera que “Solo” es posible demandar por medio de la acción de DESALOJO cuando existe un contrato de arrendamiento a “tiempo indeterminado”, por lo tanto en el caso bajo análisis no es procedente en derecho interponer dicha acción dado que el contrato de arrendamiento que se acompaña como instrumento fundamental de la acción fue concebido a tiempo DETERMINADO tal y como se expuso procedentemente; por tal razón resulta forzoso para este Tribunal la inadmisibilidad de la presente demanda por ser contraria a una disposición prevista en Ley. Así se decide.
En razón a los planteamientos anteriormente efectuados, este Juzgado Segundo del Municipio Barinas de la Circunscripción Judicial del Estado Barinas, Administrando Justicia, en Nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, NIEGA LA ADMISIÓN de la demanda incoada por el ciudadano JOSE AMANDO AVENDAÑO contra ELIS MANUEL CARMONA SOTO, supraidentificados, por ser contraria a una disposición expresa de la ley. Así se decide.
Expídase copia certificada de la presente decisión, conforme a lo dispuesto en el artículo 248 del Código de Procedimiento Civil.
Dada, Firmada y Sellada en la Sala del Juzgado Segundo del Municipio Barinas de la Circunscripción Judicial del Estado Barinas, a los tres (3) días de mayo del año dos mil siete (2007).
La Juez Temporal

Abg. SONIA C. FERNANDEZ C. El Secretario

JOSE ROMAN

En la misma fecha, siendo la una y cincuenta de la tarde (01:50 p.m.) se publicó y registró la anterior sentencia. Conste.
El Secretario,

JOSE ROMAN
EXP. 2060
SFC/JSR/jr.